Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad



Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

lunes, 20 de marzo de 2017

Carta a otro "Yo"


¡Hola lectores!




Éstas manos sostenían grandes cubos de agua, estas piernas recorrían largas colinas, calles abruptas, soportaban largos viajes mientras que esta piel mía era tersa, suave como cuando acariciamos a un bebé. Esa piel era firme, sin el paso de los años, le quedaban muchas cosas por vivir. Por ejemplo: mis ojos vieron como el desamor fue calando en mí durante muchos años en los que nadie hubiera dado un duro por mí, pero que llegados a la madurez, también conoció el amor en todas sus facetas. Conocí la amistad, la amistad con hipocresía o por conveniencia, las largas esperas hasta ver a mis amigas lejos de mí. Éstas manos escribían a mano lo que ahora a duras penas puedo hacer con un ordenador. No me mal interpretéis, prefiero el roce de las manos haciendo un borrón a las letras, el olor del bolígrafo, el movimiento de este que siempre comienza con una letra esmerada y delicada pero que acaba con la inquietud del “rallote” malamente nombrado. La tinta que escribían mis manos son el trascurso mi vida, que con los años lo han vivido mis ojos, ahora con patas de gallo, pero no por soportar años, sino por sentir la alegría, de mis seres queridos y amigos que un día estuvieron sentados aquí, a mi lado. Estos ojos , han reído , llorado , se han sorprendido al ver el desamor y finalmente el amor correspondido como es el amor de un hijo en brazos de una amiga, qué tesoro más grande esconde la vida… nacemos con la creencia de que estaremos aquí para siempre, que duraremos eternamente, sin sentir apenas el buen recuerdo, corriendo , anhelando … yo también anhelo, pero no el momento en que fui joven, sino el momento en el que podía vivir múltiples de sucesos a la vez sin que este corazoncito mío, diera de las suyas, sin que se me llenaran esos luceros de lágrimas por no atravesar el mundo, o algo tan simple como ir a la plaza a conversar con las vecinas. Se nos escapa la vida. Y la vida puede ser tan corta…

Este cuerpo fue deseado por muchos hombres, pero siempre fue conservado y a veces maldecido. Anhelo mi cuerpo pero no para lucir vestidos caros, sino para poder caminar , hacer largos recorridos y cantar a la libertad , correr , saltar , estirarme en el suelo sentir la hierba de los campos que ahora al pasear a mi perrita huelo por las mañanas a paso lento. Siempre estuve rodeada de gente, pero jamás tuve una amiga íntima. Prefería perderme entre la multitud de las calles, de los bares, fumar a escondidas y beber whisky con al cumplir la mayoría de edad también sin la presencia de nadie conocido. Las largas conversaciones sobre viajar, me llevaron a Madrid, Valencia, Aragón, Francia, Luxemburgo o Inglaterra. Quizás no tuviera amigos, quizás no tenía una confidente, pero en cada lugar encontraba personas de paso, con algo mágico. Mi mente siempre estaba pensando en el próximo lugar. Hasta sentar la cabeza y conocer al que es ahora mi marido. Con el también comparto mis andanzas por el mundo. Aunque él era más casero, el compartir aquellos viajes, nos acercaban el uno al otro. No había tanto tiempo para pelear. Aunque por alguna extraña razón, el ser humano se las ingenia para encontrar algún motivo para ello. No obstante, aquellas regañinas y enfados, no duraban tanto como para traérnoslos con nosotros, pero sí que hace falta un buen compañero de viaje que te haga la vida placentera, fácil, y menos complicada. El me aportaba todo aquello, y hasta que tuvimos a nuestro primer hijo, con los años los viajes fueron escaseando. Los viajes fueron cambiados por regalitos de un todo poderoso que nos alegraba aún mucho más las vida. Es cierto que añoraba mis escapadas con mi marido, pero con los años la familia al completo, comenzó sus andanzas.
No pretendo convertirte en viajero. Pretendo que busques aquello que te mueve el alma, aquello que te transporta a otro lugar a otro sentir. Donde tú, y solamente tú y los que comprenden tu mundo pueden hacer de esa vida única.

Si tienes todo eso… ¿de que te sirve un cuerpo esbelto, los restaurantes más caros, las cosas más caras , la casa más cara, o todo lo caro que puedas imaginar? Con todo tu mundo al completo, serás realmente feliz.


Hoy, y no mañana, ayer será un recuerdo, mañana puede que sea demasiado muy tarde. 

Podéis encontrarme en : El rincón de Keren

3 comentarios:

  1. Muy bella entrada Keren...Cargada de esa sensible reflexión que te caracteriza...Gracias por compartir...Miles de besitos hermosa...!!! :)

    ResponderEliminar
  2. Gracias maria , he estado sin internet , vuelvo a la carga en breve. Gracias por tus mas sinceras palabras. Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Encantadora enntradara maravillosas letras gracias por compartir estas grandes letras feliz semana saludos cordiales

    ResponderEliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: