Lo Último

Novedades en la pestaña Extras, si eres Autor no olvides revisar las Normas con regularidad


Recomendamos utilizar Google Chrome para ver el blog completo

lunes, 2 de noviembre de 2015

Mi vivencia con los lobos


El Lobo

Una historia real


Desde que fundé Blogger House siempre he deseado compartir con mis compañeros de aventura una vivencia que ha marcado un antes y un después en el transcurrir de mi vida. Debido a la entrada que recientemente Marisa Doménech ha publicado con un precioso poema dedicado a éste hermoso animal, por fín he encontrado el momento de hacerla pública en un blog.

Corría el año 1999 cuando el destino me unió para siempre con los lobos. El lobo no es sólo un animal, es inteligencia, es salvaje, es indomable, es hermoso, pero sobre todo.....es un amigo que no defraudará. La vida es una caja de sorpresas, y de vez en cuando nos toca algo que jamás olvidaremos. Lo que vais a leer no es fantasía, ni lo que quisiera que fuese, simplemente leeréis lo que pasó. Sin más preámbulos voy a contaros la vivencia más emocionante de mi vida.


Un día conocí a una chica que estaba entusiasmada por ver las estrellas con un telescopio, después de un tiempo, decidí tener una especial aventura con el universo, y mi originalidad me llevó a pensar en la alta montaña, allí donde las contaminaciones ambientales y lumínicas se ausentan para tener una noche romántica con el cielo. Haciendo los preparativos, recopilando todos los cachibaches necesarios para tal aventura, un termo, luces químicas, algunos objetos de supervivencia, etc, me acordé de esta chica y la llamé, se mostró tan interesada en la aventura que deseaba todo fuera perfecto.


En aquel momento el vehículo todoterreno del que disfrutaba era toda una garantía para buscar el emplazamiento perfecto, incluso aunque hubiera que subir monte arriba. Quedamos para la noche de un sábado a 15 días vista, para buscar el lugar adecuado con antelación. Exploré un gran mapa de Galicia del que dispongo para buscar montañas, y encontré un lugar llamado Monte Cregos, situado camino a Ourense desde Pontevedra, a unos 40 Km de la costa, el mapa indicaba que no estaba rodeado de poblaciones significativas, lo que garantizaba unas condiciones de visión óptimas, y su pico era de 825 m. sobre el nivel del mar, una altura considerable para estos menesteres.


El fin de semana anterior por la mañana, con bocadillos de tortilla y calamares me dirigí al lugar, para luego ir al sitio a tiro fijo, cuando llego a unos 10 km del monte me doy cuenta de la belleza del paisaje, montaña tras montaña, caballos salvajes, ganado, águilas y conejos en abundancia, me indicaban que estaba en un entorno natural de extrema belleza. Cogí un camino forestal y comencé a subir, y subir, las vistas cada vez se hacían más impresionantes, llegaba la hora de comer, y el hambre mi hizo aparcar en una curva con grandes vistas, el bocata de tortilla olía tan rico que le hinqué el diente acompañado de una cerveza.


Continuando el camino forestal, ví que éste se hacía cada vez más difícil. A lo lejos se divisaba el Monte Cregos, cuando un cortafuegos me dijo, por aquí, puse la tracción a las 4 ruedas, las marchas reductoras, y comencé a subir un pedregoso cortafuegos, que me llevaría a un remanso pedestal al Sur, justo lo que andaba buscando, vistas despejadas al Sur que todo aficionado a la astronomía ansía cuando va a observar el cielo, me dije, éste es el sitio, aquí vendré con mi amiga a ver los cúmulos estelares, los planetas y el Sol. Marqué las coordenadas GPS en el navegador para volver sin perderme al fin de semana siguiente.


Y llegó el momento de llamar a mi amiga, en la víspera de la aventura, lo hablamos, le comenté a dónde íbamos, lo que tenía que traer y la hora para la partida. Asi fué, apareció sonriente, con un gorro de montaña, los guantes de lana y el plumífero apropiados. Era mediodía, desde La Coruña había unos 150 Km, asi que sin demora nos pusimos en marcha. Después de parar a tomar café un par de veces por el camino, y cuando llegábamos a la zona, me mira y me dice, "que hermoso es esto" era verdad, un paraíso en la montaña, un poco más asustada cuando vió los accesos que cogía, pues ella no estaba acostumbrada a este tipo de aventuras, al subir el cortafuegos notaba cómo se agarraba a las asas del coche con fuerza, y le dije, "tranquila este coche sube por cualquier sitio"


Cuando llegamos ambos respiramos y me puse sin demora a instalar el telescopio, trípode de madera con bandeja de aluminio, cuerpo articulado para seguir el ritmo de los objetos en el espacio y un tubo de 1 metro de distancia focal por 15 centímetros de espejo principal, un Tasco Galaxee con óptica de calidad extrema. Debíamos tenerlo listo para antes de la puesta de Sol, pues uno de los objetivos era mirar el Sol con el filtro solar, que había adquirido para ir a Noyón - Francia a ver el eclipse total de Sol del 11 de Agosto de 1999. Tenía muchas manchas solares, estaba divino, cuando comenzó a oscurecer y antes de verse las primeras estrellas, cenamos un bocadillo, la noche era fría, no había Luna, con lo que la observación del espacio profundo era óptima, enfocamos a los planetas, Saturno se veía con sus anillos, se divisaban los 4 satélites principales de Júpiter, que mostraba perfectamente sus bandas equatoriales.


Divisamos con prismáticos varios cúmulos globulares a los que posteriormente enfocamos el telescopio, un espectáculo de luz se abría ante nosotros, infinitas estrellas brillaban en la oscuridad de la montaña, y con tanta emoción nos dieron las 2 de la madrugada y decidimos recoger, la aventura había sido mágica hasta ese momento.


Una vez recogido el tenderete, guardamos todos los desperdicios en una bolsa, y comenzamos a bajar el pedregoso cortafuegos, cuando sentí que algo no iba bién, Bajé del coche y vi una rueda muy baja de aire, las luces del coche iluminaban unos puntitos reflectantes a unos metros de distancia, algo asustado subí al coche y le dije a ella, creo que hemos pinchado una rueda, y algo hay ahí delante. Me apresuré a bajar el cortafuegos hasta llegar al camino forestal, pensé en que los puntitos luminosos podrían ser perros, conejos o incluso lobos, pues estábamos en un lugar recóndito de la montaña. Puse el cohe en zona llana y bajé a buscar piedras para calzarlo y prevenir, con el coche encendido y las luces puestas se veía bastante bien.


Subiendo el coche con el gato ví que los puntitos fluorescentes se movían al rededror, cada vez más cerca, sin demorarme continué con mi trabajo, sacando la rueda de repuesto para ponerla en lugar de la pinchada, cuando llego al eje, dos lobos me miraban fijamente, sin gruñir, un escalofrío recorió todo mi cuerpo. Pensé que no venían a comenrme, puesto que para comer tenían mucho alimento por allí, vacas sueltas, caballos y todo tipo de fauna, no me quedaba otro remedio que acercarme a ellos para poner la rueda en el eje. Nada le dije a ella pues no quería que se asustara más, estaba escuchando algo de múcica al calor de la calefacción. Puse la rueda en el eje cuando noté golpes en la espalda, uno de ellos me estaba dando con la cola en mi espalda, me giré, ví su tremenda cara de animal salvaje, pero el lobo no frunció el ceño, hola! le dije en bajo "Eres un precioso lobo" parecía que me entendiera, se acercó a mi y me husmeó todo el cuerpo mientras otros se acercaban.

Había en total 5 lobos, en un instante estaba rodeado por todos ellos, me husmeaban, me daban golpes con sus colas, entonces comencé a acariciarlos, pero se pusieron a jugar conmigo, me subían encima cuando mi amiga me gritó "Te pasa algo? estás bien?" "Si si le contesté sin saber que mas decir" entonces cogí la llave de turecas y ajusté los tornillos de la rueda, mientras notaba roces y golpes en mis piernas guardé la llave, desmonté el gato y un lobo se subió a mi con sus patas en mi pecho, emepecé a acariciarlo y jugar con él, todavía algo asustado, pues si nunca se sabe con los perros, imaginemos con los lobos. Echuché "Juan Carlos! quien hay ahí?" y conteseté "son unos lobos muy juguetones!" la vi mirar asustada y me dijo "Sube! Vámonos!" pero yo ya tenía confianza con mis nuevos amigos, los acaricié durante un minuto más y subí al coche, me costó cerrar la puerta ya que ellos querían subir también, cuando lo conseguí, ella me dijo "estas loco! como puedes estar tan tranquilo en medio de los lobos!"

Durante el camino de regreso no hubo otro tema de conversación, las estrellas, cúmulos y demás objetos del cielo quedaron en segundo plano. Por unos momentos me hubiera gustado quedarme con ellos, porque al final, me sentía agusto, después de una parada para repostar energías y gasolina, llegamos a casa y al despedirse me dijo, "la próxima vez no me lleves tan lejos", posiblemente no haya próxima vez me dije a mi mismo, "deacuerdo!" le contesté. Y está fué mi inolvidable aventura con éste animal salvaje pero honorable y amigable, en contra de lo que muchos piensan, sólo su persecución y la falta de su habitat natural hacen de éste un animal peligroso, Protejamos al Lobo.

La Tierra no es del Hombre, es el hombre quien forma parte de la Tierra


11 comentarios:

  1. Es una vivencia Maravillosa la que as vivido ,especial los lobos y ser humano, una química especial la que tuviste ese día gracias por compartir, esta maravillosa y especial,son de esas vivencias que llevamos en la mochila toda nuestra vida, son vivencias y recuerdos imborrables que están hay gracias juan carlos por contar esta maravillosa vivencia .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Isidro, efectivamente lo recordaré toda la vida, gracias por comentar!

      Eliminar
  2. Hola Juan Carlos,recuerdo la primera vez que compartiste esta experiencia y de igual manera imaginé ese mágico e increíble momento..Por ello es comprensible que sea y será una experiencia imborrable,dicen que los animales olfatean los sentimientos,creo los lobos percibieron la nobleza de tu corazón y como tal respondieron a ella...HERMOSA experiencia ¡Gracias por hacernos partícipes de ella...!! ¡Que tengas una estupenda semana,abrazos cargados con mi cariño y mis besitos nunca pocos,siempre infinitos..!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos los animales huelen el temperamento y la personalidad de los demás seres vivos, el Lobo es uno de los animales que más agudizado tiene ese sexto sentido, gracias por comentar!

      Eliminar
  3. That is something that does not happen every time someone goes into the wilderness! You were indeed blessed with the right place, right time, and right attitude, Juan Carlos. You have a singularly special memory to share, thanks to those wolves. I appreciate your entry and send kisses. Have a pleasant week!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paula thank you very much, it's true, I never thought that something like this could happen to me, but as I say at the entrance, life is full of surprises. I have a thousand and one stories to tell because my life has been an adventure, but certainly this is the most difficult and I like to share, never had left written on a blog and the best place is among my fellow bloggers and my friends. Also you happy week for Paula, hug!

      Eliminar
  4. Algunos de nosotros estamos dotados de esa manera querido amigo Juan.
    Así como algunos de nosotros podemos sentir otra dentro. Ellos, los animales, pueden sentir dentro de ti también. Muchas gracias por compartir esta historia maravillosa con nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cindy, yo conocía mi interior, pero no sabía que los animales también lo conocían, ese día me di cuenta de muchas cosas de la naturaleza, entre ellas y la más importante es que los animales saben perfectamente con quien tratan. Se que mi corazón es noble, pero creí que eso sólo lo sabía yo!! Gracias por tu hermoso comentario querida amiga!! feliz semana!

      Eliminar

  5. Usted es bienvenido querido amigo Juan, y le deseo una buena semana también

    ResponderEliminar
  6. Hola Juan espero me recuerdes aún.No pude mas que maravillarme con ésta tu experiencia,fue algo magico.Realmente pienso que esas bellas criaturas persibieron tu afición hacia ese bello infinito que nos cobija y decidieron compartir la creación,pues igual ellos la admiran todas las noches.Y no hay que olvidar que el llamado mejor amigo del hombre es descendiente directo de estas hermosas criaturas.
    ¡Como cada vez te envoi mi cálido y sinsero abrazo amigo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pavel!!! como voy a olvidarme de nuestra entrañable amistad! eres de esas personas que no se olvidan amigo, con la flores me acuerdo muchas veces de ti!! Estoy encantado de tener este comentario en una entrada tan vivida, cierto es que los animales sobre todo los cánidos son los mejores amigos que tenemos, a excepción de ti :) pocos humanos miramos al cielo habitualmente pero los animales si lo hacen. Gracias por venir a mi casa a la que serás muy bien recibido si es de tu agrado. Te deseo lo mejor, como es habitual entre nosotros recibe un fuerte abrazo amigo mio!!

      Eliminar

Comentar es un incentivo para el autor

ENVÍA ESTA PÁGINA A UN AMIGO
Indica su e-mail: